<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%>ORIGEN DE LOS GATOS
Make your own free website on Tripod.com
 
GATOS
Razas
Origenes
Salud y alimentación
 

ORIGENES

La leyenda

Según la leyenda, los gatos descienden del león y del mono, de quien heredaron el placer por el juego. Ciertamente, la forma de jugar de los gatos es uno de sus rasgos más atractivos. Son siempre imprevisibles y capaces de realizar proezas atléticas y agraciadas increíbles, pasan de períodos prolongados de inactividad y sueño que aparentemente ocupan la mayor parte de su tiempo a descargas de energías. Los gatos parecen amar las actividades lúdicas. Por ello estas sesiones tienen una finalidad práctica: «entrenamiento». Para poder capturar sus presas los gatos tienen que ser impetuosos y ágiles, capaces de reaccionar rápidamente y precisamente, en forma coordinada. Y para procrear, defender su territorio y mantener su posición en la jerarquía local, el gato tiene que estar saludable y en buenas condiciones físicas.

El juego comienza a la más tierna edad. A partir de la tercera semana empiezan a desarrollar un extenso repertorio de comportamiento. Los mininos soban a su madre para estimular la producción de leche. Cuando comienza el destete, los cachorros acceden a las primeras etapas de su aprendizaje. Dan golpes con las patas, tratan de romper objetos con sus garras, y son estimulados

Anatolia

En Anatolia sur-occidental (Hacilar), salieron a la luz unas estatuillas de unos ocho mil anos de antiguedad, en las que están representadas mujeres que alimentan o juegan con gatos.

 

Antiguo Egipto

Otros hallazgos arqueológicos han demostrado que en Egipto, seis mil anos atrás, existía la cría de gatos; por lo tanto, es probable que hayan sido los egipcios los primeros en domesticar a los gatos, al menos en gran escala.

Se cree que todas las razas de gatos domésticos proceden del gato egipcio, que vivía en el valle del Nilo. Originariamente, era un gato montés nubio, al que los egipcios domesticaron hace más de 4 000 años. Ya entonces se comprobó que este animal constituía una compañía agradable y que era un magnifico cazador de pequeños roedores y de otros animales dañinos. Pero, para este pueblo de la antigüedad, suponía algo más que un simple animal doméstico. Se le tributaba una religiosa adoración y la persona que hería o mataba a uno de ellos era castigada con la pena de muerte. Nunca este felino desempeñó en la sociedad humana un papel tan importante.

Parece ser que, en el curso de la quinta dinastía faraónica, los pequeños felinos fueron introducidos en los templos. De esta manera, el gato domestico se convirtió en un animal sagrado para los egipcios, que creían que la diosa Bastet (representada por una figura de mujer con cabeza de gato) podía vivir en el cuerpo de los gatos y sondeaba, a través de los ojos de estos animales, el animo del hombre, controlando sus acciones. También Ra, dios del sol, creíase que asumía la semblanza de un gato macho cuando descendía a la tierra.

En el antiguo Egipto existían leyes que impedían rigurosamente exportar gatos, y los ciudadanos egipcios que encontraban uno fuera de sus fronteras debían intentar llevarlo a la patria. Causar la muerte de un gato, aunque fuera por accidente, era delito mas grave que el asesinato de un hombre y venía castigado siempre con la muerte.

Cuando un gato de casa moría, los miembros de la familia guardaban riguroso luto y se afeitaban las cejas como signo manifiesto de su dolor. Si teman medios, los propietarios procedían a momificar el cuerpo del animal y a enterrarlo con solemnidad en un sarcófago. En caso de incendio, el gato era el primero en ser puesto a salvo.

Cada niño egipcio era consagrado a un gato desde el momento del nacimiento, y durante toda la vida debía llevar un medallón con la efigie del animal.

Los antiguos egipcios fueron los primeros en domesticar los gatos salvajes. Para ellos el gato fue ya un animal doméstico útil, pero también lo adoraron como a un ser divino: estaba consagrado a la diosa Bastet, a la que se representaba con cabeza de gato.

Los gatos muertos se embalsamaban; se ha encontrado gran cantidad de momias de gato. A mediados del siglo XIX, en un templo levantado en honor de la diosa Bastet se hallaron 300,000 gatos momificados.

Una de las principales fiestas religiosas egipcias se celebraba en Bubastis —ciudad sobre el delta del Nilo que durante la vigésima dinastía faraónica se convirtió en la capital— en honor a la diosa Bastet. Herodoto, que asistió a una de aquellas fiestas, en el siglo v a.C., refirió que cada primavera participaban mas de setecientas mil personas en dicha manifestación.

Aparte de las creencias religiosas, los gatos eran valora-dos en Egipto porque salvaguardaban de la acción destructora de las ratas las cosechas anuales obtenidas de las riveras del Nilo y almacenadas para hacer frente a los duros períodos de sequía.

Incas

Del examen de antiquísimas cerámicas peruanas se ha demostrado que también en algunas poblaciones primitivas precedentes a la civilización inca, el gato domestico era conocido y venerado; un ulterior testimonio de los misteriosos lazos que parecen unir a la civilización egipcia con aquella de América del Sur. 

I ndia

Además, aproximadamente en el mismo periodo en que los gatos domésticos se difundían en Egipto, otros gatos domésticos debían de existir también en la India, como se deduce de ocasionales indicios hallados en antiguos manuscritos en sánscrito. 

Á frica

Es, pues, licito creer que los actuales gatos domésticos derivan de aquellos provenientes de África cruzados con los importados de Asia, ya que los gatos son capaces de volver a la vida salvaje; seguramente entre los antepasados de los actuales gatos domésticos existen también otras especies de gatos salvajes.

Fenicios y Romanos

Si a los antiguos egipcios y a los indios (no mencionaremos a las antiguas poblaciones peruanas, ya que en el momento del descubrimiento de América el gato domestico resultaba desconocido en ese continente) se puede atribuir el merito de haber domesticado a los felinos, a los fenicios y, sobre todo, a los romanos debemos, aunque en época imprecisa, su difusión en Europa.

Símbolo de victoria

Para los romanos, los gatos eran símbolos de victoria, y se los llevaban con ellos allí donde fuesen sus legiones. De esta manera, fueron conocidos en todos los países que formaban parte del Imperio, incluida la Bretaña, donde, a pesar de existir en abundancia gatos salvajes, el gato domestico se desconocía. 

La diosa Libertas

Los romanos apreciaban el espíritu de independencia del felino domestico, hasta el punto de que la diosa Libertas era representada con la imagen de un gato, símbolo de absoluta libertad. En el siglo I d.C. fueron proclamadas, en Roma, leyes severas para la protección del gato.

 

Europa: edad media (supersticiones y brujerías)

Con la llegada de la Edad Media empezaron los tiempos duros para los gatos. La ignorante superstición empujo a la matanza sistemática de estos animales. Bastaba la posesión de un gato para poder acusar a una persona de brujería, y si se trataba de un gato negro, la condena era segura.

Fueron bárbaramente asesinados centenares de miles de hombres y millones de gatos, que eran torturados de todas las formas. Durante los siglos oscuros, la persecución de los gatos fue activísima en toda la beata Europa (tanto, que sorprende que no se llegase a la completa extinción de este animal), sobre todo en Inglaterra, Alemania y Francia, país, este ultimo, donde era usanza festejar el día de los Santos quemando en las plazas publicas cestas, barriles y sacos llenos de gatos vivos. Esta costumbre, difícil de decir si mas idiota y cruel que blasfema, fue definitivamente abolida en el ano 1648.

De la loca persecución en perjuicio de los gatos efectuada por la civilización europea de la Edad Media —tan diferente de las civilizaciones egipcia y romana— se beneficiaron, sobre todo, las ratas, que se multiplicaron en numero vertiginoso, invadiendo los campos, pueblos y ciudades, destruyendo enormes cantidades de genero alimenticio y difundiendo la peste. 

Europa siglo xx

Solo en el siglo xix los europeos empezaron a darse cuenta de la importancia de los gatos. Recordemos, por otra parte, que en Australia el gato era completamente desconocido (en el novísimo Continente faltaban también felinos de otros géneros), hasta que no fueron importados por los primeros colonizadores europeos.

Actualmente

Actualmente, en muchos países, reglamentos especiales protegen a los gatos de los malos tratos. Existen leyes que prevén, entre otros, el derecho del propietario de un gato a ser recompensado por quien hiere o mata al animal, y otras que condenan a penas a los propietarios que no protegen a su gato de actos de crueldad y de inútiles sufrimientos, como por ejemplo de intervenciones quirúrgicas sin anestesia. En algunas ciudades de los Estados Unidos de América los gatos están registrados y deben llevar en el cuello una pequena campanilla.

PARA MAYOR INFORMACION PUEDES BUSCAR EN

 

Pagina diseñada por: